Tarifa

Te cuento mi historia.

Vivo en Mallorca, pero cuando Alba tenía 2 años nos fuimos ella y yo a vivir a Tarifa.

Había conseguido el trabajo de mis sueños (en aquel momento). Trabajar de maestra (acompañante) en una escuela libre en plena naturaleza.

Sin embargo, vivir allí no fue fácil.

Los comienzos siempre me han costado, me sentía insegura, juzgada. Era mi primer trabajo como maestra y sentía que estaba en un examen continuo.

Me costaba abrirme en grupos de gente nueva. Y me sentía sola.

Me dolía dejar a mi hija en la guardería (que no me gustaba) e irme a trabajar. Era la primera en llegar, la dejaba llorando y lloraba yo también de camino al trabajo. Al volver a recogerla, era la última en salir y la veía pegada a la puerta esperándome

Entre el trabajo, la casa y una hija tan pequeña, a veces me sentía desbordada.

Y llegó Che. Una chica del pueblo que empezó a cuidar a Alba. Fue su madre de día, su amiga. Nuestro ángel. Una mujer con tanto amor y dulzura que aún la recordamos a menudo y la amamos.

Fue un año intenso, lleno de aventuras y vivencias nuevas para las dos.

Sin embargo, volvería a hacer algo así. Me gusta salir de mi zona de confort. Cualquier situación difícil está llena de aprendizajes.

Gracias Tarifa. Bello lugar, maravillosa gente.

Deja un comentario

ocho + once =